Consejos de uso (8): ¿Como se hace la regeneración de un descalcificador manual?


Seguramente, aquellos que trabajáis con cafeteras o lavavajillas, tendréis vistas estas bombonas al lado de las máquinas. Muchos ya sabéis hacer la regeneración de la resina para mantenerlo en condiciones, pero sigue habiendo mucha gente que lo desconoce, creyendo que tener el filtro instalado es suficiente.

Es importante saber que sin la regeneración periódica, estos descalcificadores no sirven de nada. A continuación os explicaremos como se hace la regeneración con sal común, un proceso muy fácil y rápido.


La figura 1 se corresponde a la posición de trabajo, al hacer la regeneración siempre empezaremos y acabaremos con los grifos (A y B) en esa posición. Si al finalizar no hemos vuelto a la misma posición revisaremos el proceso.

1 Girar los dos grifos (A y B) hacia la derecha (figura 2)

Saldrá agua por los dos tubos. El de abajo (F) puede estar conectado a un desagüe. El de arriba (E) siempre debe estar más bajo que el nivel del grifo, ya que es por donde se vaciará el agua para dejar sitio a la sal.

2 Abrir la tapa, añadir la sal y volver a tapar

La sal debe ser gruesa, pero no compactada (no sirve la sal que venden para los descalcificadores automáticos). En caso de tener se puede hacer con sal fina, pero habrá que vigilar los tiempos de regeneración.

3 Girar sólo el grifo de arriba hacia la izquierda (figura 3)

En este punto oiremos correr el agua por el tubo F hacia el desagüe y esperaremos hasta que salga dulce. En ese momento podremos pasar al siguiente punto para finalizar el proceso.

4 Girar sólo el grifo de abajo hacia la izquierda (figura 4)

Una vez hecho esto, la regeneración estará completada y todo el agua que pase a través del filtro saldrá descalcificada. Según el tamaño del filtro (se clasifican por litros de resina), la dureza del agua (depende de cada sitio) y de como hemos hecho el proceso, tendremos una duración distinta. Para un descalcificador de 12 litros y la dureza que tenemos aquí, calculamos que cada regeneración nos dará unos 800 litros de agua descalcificada. Cuando los gastemos deberemos repetir la regeneración.

¿Y el tiempo de regeneración del punto 3? Este dependerá de la presión del agua y del tamaño de la sal. Para una presión normal y sal gruesa, el tiempo suele estar entre 15 y 30 minutos, bajando a unos 10 con sal fina. Con sal compactada se puede alargar más de una hora. ¡Cuidado! Se puede dar el caso que la salida del descalcificador lleve un inyector que reduzca el paso del agua. Ello hará que la regeneración se alarge por encima de las ocho horas. Por ello es muy importante que siempre probemos el agua al acabar, sobretodo las primeras veces, ya que si lo hacemos mal vamos a servir cafés salados! Es recomendable realizar la regeneración de forma lenta, pero mientras dure no podemos utilizar la máquina.

En cafeteras con nivel automático deberemos pararlas para evitar que se enciendan a mitad del proceso, ya que no van a tener agua. En las manuales es suficiente con no hacer cafés, pero pueden estar encendidas.

Si aún con la explicación, el sistema no os acaba de convencer, tened en cuenta que hay otros sistemas que pueden ahorraros el trabajo, como los descalcificadores de Brita o Water + More. Si queréis más información os atenderemos encantados, hay modelos específicos para distintos tipos de máquinas (cafeteras, hornos de vapor, lavavajillas, fuentes de agua, máquinas de hielo...)


No hay comentarios:

Publicar un comentario