Consejos para ahorrar (6): ¿Hay que parar la cafetera por las noches?


Un tema de conversación que se repite en el mundo de la hostelería es si hay que parar la cafetera por la noche. Si es más caro pararla o si produce más averías... Muchas ideas se fundamentan en hechos falsos o en medias verdades, ya que no son aplicables a todas las máquinas.

¿Cuanto consume mantener la cafetera encendida?


Tener una cafetera de dos grupos encendida tiene un coste eléctrico aproximado de 0,5 KWh por cada hora de funcionamiento. Con un coste aproximado de 0,18 € por un 1 KWh, resulta que mantener la cafetera encendida nos cuesta unos 9 céntimos la hora. Esto teniendo en cuenta que la máquina ya estaba en condiciones de trabajo.

Para saber si vale la pena parar la cafetera durante la noche, debemos conocer cuanto nos cuesta llevar la máquina a las condiciones de trabajo. Una cafetera suele tardar entre 20 y 30 minutos en llegar a la presión de un bar, pero necesita hasta 45 minutos para que todos los rincones de la máquina y las tazas lleguen a la temperatura adecuada. En estos 45 minutos nos consumirá aproximadamente 1'5 KWh (unos 27 céntimos).

Conociendo estos valores ya podemos determinar que empezaremos a ahorrar en consumo eléctrico si paramos la máquina durante más de 3 horas.

Eso sí, para mantener la calidad del café debemos seguir unos consejos. Los portafiltros y las tazas deben estar en su sitio desde el momento que encendemos la cafetera. Todo debe llegar a la temperatura adecuada. También debemos purgar agua por los brazos y vapor por el grifo.

En un local que cierre unas 10 horas diarias y un día a la semana, parar la cafetera nos generará un ahorro aproximado de 310 € anuales en consumo eléctrico.


Como se puede ver, los importes son más bajos de lo que a priori parece que podrían ser. Pero aún así, no hay que menospreciarlos, ya que la suma anual termina siendo importante.

¿Parar la cafetera cada noche genera más averías?


Mucha gente cree que las dilataciones y contracciones de los materials cada vez que paramos la cafetera pueden generar averías. Pero la mayor parte de modelos actuales no sufren significativamente estos movimientos, ya que las calderas son soldadas. Podemos encontrar distintos tipos, pero la mayor parte de fabricantes nacionales han adoptado un modelo similar al de la izquierda de esta foto. A la derecha podemos ver un modelo antiguo que sí tenía la caldera desmontable. Este tipo de máquinas usaban juntas de amianto que eran muy fiables y no sufrían demasiado con los cambios de temperatura. En cambio, las juntas alimentarias actuales no son tan eficaces y sí que nos pueden traer problemas, por eso, puede que en casos contados os aconsejemos tener siempre la cafetera encendida, pero son excepciones.


En cambio, mantener la cafetera encendida sí que nos puede generar averías. Por un lado, debemos mantener la temperatura, por lo tanto, las resistencias trabajarán para hacerlo y, estadísticamente, se romperan antes. Además, por el hecho de tener la máquina encendida, se producen unos intercambios de calor entre las zonas más frías y las más caliente, produciendo una circulación constante de agua a través de los calderines. Ello puede provocar averías por acumulación de cal.

Parar la cafetera también nos puede beneficiar en caso de avería, ya que muchas sólo se pueden producir cuando está en marcha, y mejor si esto pasa cuando estamos delante. Imaginaos que durante la noche se rompe alguna pieza eléctrica y salta el diferencial. En el mejor de los casos sólo se parará la cafetera, pero muchas veces salta todo y cuando abrimos el negocio (si la persiana no es eléctrica y sube correctamente) nos encontramos el local a oscuras y los congelados derretidos...

Es imposible cuantificar el ahorro por estos motivos, pero sean los que sean, se suman a los del consumo eléctrico.

¿Y si no queremos llegar una hora antes para encender la cafetera?


Hay modelos de cafetera que incorporan de serie un reloj para encender y parar automáticamente la cafetera, pero son pocos los modelos que lo hacen y muchas veces hay que poner un reloj externo. Para ello una opción es montar un cuadro eléctrico con un reloj y un contactor, pero es mucho más económico poner un reloj estándar para cafetera. Los tenemos analógicos o digitales y con y sin reserva (mantienen la hora cuando hay un corte de luz)

No hay comentarios:

Publicar un comentario