Consejos de compra (9): ¿Es seguro comprar maquinaria de hostelería por internet?


Si hacemos una búsqueda en internet encontraremos un montón de consejos para hacer una compra online satisfactoria. Pero todas pecan de un defecto, sólo valoran la seguridad económica en el momento de la compra. Si se utiliza un protocolo seguro, las formas de pago... Vale la pena echar un vistazo y tenerlo en cuenta. Pero por el camino quedan otras consideraciones que intentaremos esclarecer.

Debemos ser muy consciente de a quien estamos comprando. La mayor ventaja de internet es el precio. Pero, ¿cómo consigue una página web vender a un precio más bajo que el comercio tradicional? Básicamente, reduciendo costes, riesgos y servicios. Por que respecta a los costes, la crisis ha llevado a muchas empresas a hacer un esfuerzo titánico en reducir estos costes y la situación actual no tiene nada que ver con los primeros años de internet y las grandes diferencias de precios. Eso sí, los servicios sí que siguen marcando la diferencia entre el comercio a través de internet  y el tradicional, y eso se repercute en el precio.

¿Cómo hacer una comparativa de precios de maquinaria de hostelería entre internet y un comercio tradicional?

Cuando comparamos precios, debemos elegir productos exactamente iguales, a no ser que tengamos muy claro que dos productos distintos son completamente equivalentes. No tiene nada que ver un lavavasos de 35x35 de los que nos están llegando de Grecia, Turquía o incluso la China, con una máquina también de 35x35 de alguna marca reconocida. Ni tampoco, dentro de una misma marca, con modelos distintos (mirad en este enlace los consejos que os dábamos para elegir un lavavajillas o en este otro los distintos tipos de acero). Una mala comparativa nos llevará a errores de concepción de lo que es caro o económico. Además, una empresa que quiere dar un buen servicio posventa, posiblemente no bajará de unos mínimos de calidad, mientras que otras que no se responsabilicen pueden ofrecer productos de peor calidad, dando la sensación de que son más económicos.

¿Cómo pueden ofrecer esos precios los comercios por internet?

La mayor parte de empresas que venden por internet son intermediarios. Una pequeña oficina con una larga lista de referencias añadidas a una web sin conocer el producto. No tienen estoc (aunque muchas veces lo ponga) y una vez han recibido el pago, gestionan el envío del producto directo desde el almacén del fabricante. Ni tan solo ven el producto ni lo conocen. Hay algunos que conocen lo que venden, pero esta forma de trabajar te va desvinculando poco a poco de los cambios y terminas por desconocer lo que vendes. Este tipo de negocio genera pocos gastos (poco más que un ordenador y una conexión a internet) y pocos riesgos (siempre se cobra por delante). Por ello nos encontramos casos extremos de gente que vende productos carísimos con un margen de precio inasumible para una empresa tradicional. Comprar en estas empresas no tiene por qué ser malo, pero debemos tener muy claro qué es lo que estamos comprando y si ello nos va a generar gastos extra (instalación, garantías...). Un buen ejercicio para conocer este tipo de negocios es acceder a su dirección física a través de Google Maps Street View. Sorprende ver la cantidad de páginas de aspecto profesional que detrás no tienen más que una "pequeña oficina" en un bloque de pisos.

Una pequeña parte de los comercios que venden por internet son empresas de hostelería con tienda física que han puesto un escaparate en internet, casi siempre obligados por la competencia generada por las páginas que venden sin tener infraestructura. Los costes siguen siendo los mismos y además tenemos los derivados de mantener la web. Por lo tanto, los precios que pueden ofrecer son los mismos sea cual sea la forma de venta, excepto si se modifican los servicios añadidos al producto.

¿En qué se diferencia una máquina de hostelería con un bien de consumo?

Cuando compramos un producto por internet estamos acostumbrados a que el fabricante (y no la web donde lo compramos) se hará cargo de las reparaciones que se produzcan durante la garantía (2 años). Por eso, con el tiquet de compra tramitamos directamente la garantía con el fabricante, enviando el producto en la caja original y esperando que lo devuelva reparado.

Las máquinas de hostelería no están consideradas un bien de consumo, la duración de la garantía es normalmente de un año y se excluyen (en función de cada fabricante) cristales, consumibles, material eléctrico... Tampoco se incluye en la garantía los gastos de envío de las piezas ni la mano de obra para cambiarlas. Además, la garantía se anula si la instalación no la hace una empresa autorizada.

Debemos leer bien lo que dice la letra pequeña de cada web o preguntar en la tienda la garantía que incluye el producto. Muchas veces nos preguntan cuanto dura la garantía, pero no se preocupan por lo que incluye. En Ramírez Hostelería incluimos la mano de obra, los desplazamientos, las piezas, los portes... pero no es lo habitual.

Derecho de devolución

El derecho de devolución, como la garantía, se aplica también a los bienes de consumo, pero no a la maquinaria industrial. Cada empresa tendrá su política, pero pocas aplican el derecho de devolución estándar de 14 días a las compras por internet. Y las que lo hacen aplican unos cargos de gestión que no suelen especificar. Además, no siempre se hace la devolución en metálico del resto del importe.

Entrega

Todas las compras por internet incluyen el envío hasta la puerta del local a través de una empresa de mensajería. No están obligados a entrar las máquinas ni a subirlas ni un sólo peldaño y las pueden dejar en la calle. 

¿Qué debemos saber cuando compramos máquinas de hostelería?

Sea cual sea la forma de compra, debemos tener muy claras unas cosas:
- ¿El producto necesita la ayuda de un profesional para ser instalado? A parte de las conexiones (gas, electricidad, agua, desagües...), también hay que tener en cuenta que muchas máquinas necesitan una puesta en marcha.
- ¿Necesitaremos formación para usar el producto correctamente? Muchas máquinas necesitan un mantenimiento periódico que puede hacer el mismo usuario, pero que no suele aparecer en los manuales.
- ¿Tiene servicio técnico la empresa donde compramos? Si no es así, antes de confirmar la compra nos debemos asegurar que tendremos uno cerca con recambios de la marca y modelo que compremos.
- ¿Estamos escogiendo el producto que realmente necesitamos?
- ¿Qué servicios añadidos no propios del producto están incluidos en el precio? Garantía extra, instalación...

En definitiva, debemos saber si, además del coste del producto, debemos sumar otros gastos originados a posteriori (ya sea en el momento de la compra o en el mantenimiento).

¿Por qué en Máquinas de hostelería Ramírez seguimos apostando por el comercio tradicional?

Porque en este sector consideramos que sigue siendo la opción más segura y, a la larga, más económica para el cliente. El comercio on line tuvo una irrupción muy fuerte, pero poco a poco va perdiendo fuerza y los negocios tradicionales vuelven a ganar peso debido a que mucha gente se ha dado cuenta de que ha hecho malas compras por falta de asesoramiento, o se han sentido perdidos cuando han encontrado un problema.

A la larga, sabemos que una máquina distribuida por Ramírez Hostelería acabará saliendo más económica por los siguientes motivos:

- Hacemos un precio especial en la mano de obra de las reparaciones de aquella máquina durante toda su vida útil. Sabemos que aplicamos unos precios a la hora bastante por debajo de la mediana profesional, pero además, hacemos una rebaja de aproximadamente el 20% cuando arreglamos nuestras máquinas.

- Porque la garantía Ramírez incluye mucho más que lo que nos ofrece el fabricante. No dejamos máquinas paradas esperando que alguien nos diga si la causa es responsabilidad del fabricante o no, y no cobramos los desplazamientos ni la mano de obra en garantía.

- Porque tenemos un amplio estoc de recambios de las marcas que vendemos. Podemos arreglar la gran mayoría de averías con un sólo desplazamiento y en poco tiempo. Esto hace las reparaciones más baratas y rápidas y reduce los tiempos de máquinas paradas (que dejan de generar ingresos o producen pérdidas). No podemos hacer lo mismo con todas esas máquinas que nos llegan de otros distribuidores y que, como norma, necesitaremos un par de días para que nos llegue el recambio, o tendremos que adaptar piezas de otro fabricante (con lo que la reparación será más lenta y, por tanto, más cara).

- Porque os asesoraremos bien, pensando siempre en el bien de vuestro negocio y no en el beneficio propio. Tres generaciones nos han enseñado que esto es una carrera de fondo y que los clientes se ganan con un buen servicio y ahorrandoles dinero y disgustos.

Así, a la pregunta de si es seguro comprar por internet. Está claro que la respuesta es sí siempre que se sigan unos mínimos de responsabilidad. Lo que hay que valorar es si compensa económicamente comprar lejos de casa, a alguien que no conocemos, aceptando unas cláusulas abusivas (que a la práctica anulan completamente la garantía y el derecho a reclamación, ya que aceptamos dirimir las disputas en los tribunales del lugar de origen de la web).

No hay comentarios:

Publicar un comentario