Consejos para ahorrar (13): Secamanos de bajo consumo



Es muy habitual en el mundo de la hostelería que ciertos aparatos nos los "regalen" los distribuidores de productos consumibles. Es una técnica de venta muy efectiva, se consigue la fidelidad del cliente mediante "regalos", pero la realidad es que el valor de estos productos está incluído en el precio de los consumibles.

Aunque puede haber circunstancias en que nos interese entrar en este juego, por norma general es mejor negociar los precios a la baja, pagando cada producto al precio que corresponde. Ya que si no llegamos a los mínimos que el distribuidor considere, no nos regalaran nada (aunque habremos pagado una parte del regalo), y si nos pasamos habremos pagado sobradamente el "regalo".

A parte de lo que habremos pagado, también debemos considerar la calidad del regalo.

En el ejemplo concreto de un secamanos, comprando el producto no permitirá ahorrar dinero en consumo eléctrico, ya que podemos elegir un modelo de bajo consumo que trabajan con aire a mucha velocidad y sin resistencia eléctrica.

Un secamanos convencional tiene un consumo habitual de 2500W, mientras que el de bajo  consumo es más rápido y sólo consume 550W. En la tabla adjunta se puede ver el ahorro en consumo que puede generar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario